Tips para ser un maestro de la parrilla

Honestamente, cualquier persona puede tirar algunos pedazos de carne sobre el fuego. El reto de verdad está en servir un corte jugoso y suculento que enamore a tus comensales. Después de todo, nadie quiere un pedazo de caucho o de carbón en su plato. Hoy en el blog de Royal View te presentamos algunos consejos de chefs y experimentados maestros del asador para que te luzcas en tu próxima parrillada.

Una parrilla limpia es la clave 

Así como no comerías en un plato sucio, tampoco deberías cocinar en una parrilla sin lavar. La limpieza de las rejillas preservará la integridad del sabor y la apariencia de la carne. De acuerdo a Melissa Cookston, propietaria de Memphis Barbecue Company,  es importante ponerle aceite a las rejillas, para evitar que la comida se pegue,  además de que le dará las características marcas de parrilla a la carne. Por tanto, si usas aceite, es necesario que limpies esas rejillas posteriormente.

Elegir el carbón con cuidado

¿Te imaginas comer una hamburguesa condimentada con líquido para encender carbón? Desagradable. El propano, por ejemplo, ayuda a regular la temperatura y la intensidad de la llama, pero puede darle a la carne un sabor raro; en general, evita cualquier líquido flamable. Brad Farmerie, de Saxon and Parole, menciona que usando carbón de mejor calidad, tardarás un poco más en alcanzar la temperatura adecuada, por lo que debes encenderlo con anticipación. Cuando tenga un color gris ceniciento, será un buen momento para colocar la carne en la parrilla.

Puedes controlar la temperatura de la parrilla mediante la creación de zonas específicas de calor en el centro y los bordes. El centro es el punto más caliente, mientras que los bordes son más frescos. De esta manera, podrás cocinar varios alimentos que requieren diferentes temperaturas.  

Presta atención a la tonalidad del humo  

Es importante cocinar con humo azul claro, en lugar de un espeso humo blanco. Jonathan Fox de Fox Bros. BBQ explica que el humo sucio puede dejar la carne o verduras de color oscuro y darle a los alimentos un fuerte sabor ahumado y amargo.

Elige la carne adecuada

Ya que estás asando a la parrilla, la carne tiende a secarse más rápido, así que debes estar seguro de utilizar la cantidad correcta de grasa en tus cortes. Opta por aquellos con un 80% de carne y 20% de grasa. Con un porcentaje de grasa menor a ese, es probable que la carne quede muy seca y con uno mayor, la grasa escurrirá y provocará llamaradas en tu parrilla.  

Busca la temperatura ideal

Si no estás seguro de cuándo sacar la carne de la parrilla y no tienes un termómetro de carne, inserta un pincho de metal en el bistec hasta que la punta llegue al centro. Después de unos segundos, retíralo y tócalo. “Si la punta está fría, el bistec está crudo; si está cálida, estará término medio; si está caliente o muy caliente, estará bien cocido”, dice Farmerie.

Con estos sencillos consejos podrás sacar el máximo provecho de nuestra área para BBQ la próxima vez que te reúnas con tus amigos. En Royal View, nada te faltará.

 

Fuente: Men’s Health

 

Leave a comment

%d bloggers like this: