¡Cuidado con el estrés!

Estrés

 

La vida sin estrés es imposible, lo sabemos, pues es un aspecto natural que permite que superemos retos físicos, intelectuales y sociales. Sin embargo, nunca debemos sobrepasar los límites, pues de motivarnos a ser mejor, se puede convertir en un impedimento.

 

En Royal View queremos que vivas con el menor número de preocupaciones, pues buscamos satisfacer la mayor cantidad de necesidades que tengas. Pero también necesitamos de tu ayuda. ¿Cómo? Aplicando algunos (o todos) de los siguientes consejos.

 

 

Aliméntate bien

 

La nutrición es el arma clave para combatir el estrés. Al comer bien mejoras tu sistema nervioso, aumentas tu resistencia contra infecciones y reduces la fatiga. Además, es importante que comas relajado y sin prisas para que eso te calme, en lugar de que te ponga ansioso.

 

 

Evita la cafeína, el cigarro y el alcohol

 

El exceso de cafeína estimulan la ansiedad y los dolores de cabeza, en lugar de calmarte. El cigarro y el alcohol tienen pésimos efectos en la salud a largo plazo y pueden llevar a la depresión.

 

 

Ejercítate

 

Actividades tan sencillas como salir a caminar, correr, practicar yoga o hasta nadar (de las cuales todas puedes hacer sin salir de Royal View) ayudarán a mejorar tu humor (y tu salud) considerablemente.

 

 

Relájate

 

Debes aprender a tomarte un descanso y a desconectarte de las preocupaciones para que tu cerebro descanse aunque sea un poco. Prueba la meditación, los ejercicios de respiración o conversar livianamente con alguien más.

 

 

Convive con la naturaleza

 

Y por naturaleza nos referimos tanto a animales como a espacios verdes. Las mascotas te pueden ayudar a sentirte relajado y feliz, y el estar en contacto con la naturaleza a rehidratarte del elixir de la vida.

 

 

Sé positivo y enfrenta los retos

 

Procura ser optimista cuando tienes algún obstáculo enfrente. No los evites, piensa en formas realistas y sencillas de solucionarlo. Evita los pensamientos de miedo al fracaso.

 

 

Habla y ríe

 

Platicar de tu problemas con personas cercanas a ti te ayudan a tener una visión más objetiva de lo que está pasando y a ponerlos en perspectiva. Además, convivir con tus seres queridos y pasar un buen rato lleno de risas mejora por mucho el día.

 

Enfócate en tus fortalezas

 

 

Evalúa tus fortalezas, habilidades y capacidades y agradécelo. Son esas cosas las que te hacen quien eres. ¿Y si algo sale mal? Pues debes perdonarte y dejarlo ir, siempre habrá oportunidades de mejora.

 

Fuente: The Health Site

 

Related Posts

Leave a comment

%d bloggers like this: