Cómo sobrevivir a las tentaciones de diciembre

 

La Navidad es deliciosa… en el sentido más literal de la palabra. ¡No hay mejor excusa y momento para comer sin culpa!

 

Sin embargo, es un poco peligroso porque las tentaciones abundan y si el espíritu no es fuerte, podemos abusar de ellas y perder todo lo que ganamos en un año… o mejor dicho, ¡ganar todo lo que perdimos!

 

No, esto no quiere decir que hay que hibernar en el gym y cerrarnos por completo a lo que nuestras abuelas nos ofrecen. Por el contrario, significa encontrar un equilibrio entre lo que es bueno y malo para nuestra salud. ¿Cómo hacerlo? ¡Royal View te lo dice!

 

Lo primero es no hacer que tus reglas cambien. Es decir, sí, sí te mereces un gusto de vez en cuando, especialmente en una época en la que es muy difícil evitarlo, pero no por ello vas a cambiar radicalmente a dejar de ir al gym, comer pura basura siempre y dejar de trabajar para estar tirado en la cama. Aunque sea Navidad, el cuerpo sigue necesitando vitaminas y minerales. Es más, solamente cuando consumas los nutrientes que tu cuerpo necesita es cuando deberías darte la oportunidad de disfrutar de algo que no acostumbras en otras fechas.

 

Otro punto importante es planear tu tiempo para que puedas seguir yendo a hacer ejercicio. Programa tus entrenamientos y no olvides que aunque sea un periodo de descanso (usualmente), debes seguir con tu vida normal. Incluso si no tienes tiempo de ir al gym, cuélgate de actividades como pasear al perro o caminar durante llamadas, para que siempre tengas movimiento. Puede que no bajes por lo extra que comas, pero al menos no subirás.

 

Y por último, ¡no complazcas a todos! Sí, los regalos de chocolates, galletas y pasteles son más comunes en esta temporada, pero no tienes por qué comerlos de inmediato. Agradece el detalle y aprovéchalo cuando más se te antoje.

 

¡Sí se puede! Son sólo unos días.

 

Fuente: Huffington Post

Leave a comment

%d bloggers like this: